lunes, octubre 29, 2007

La tercera cámara

Alfonso Guerra en una entrevista publicada ayer en Público

Hoy, en el Tribunal Constitucional el problema no es que haya una disputa política, es que, tras tantas recusaciones, en el caso hipotético de que hiciera una sentencia sólo bajo criterio jurídico, nadie les creería. Si además no la hacen bajo criterio jurídico, lo están matando.

Me llaman la atención algunas cosas que se hacen, que parecen reglamentarias y normales, pero que no lo son. Habitualmente lo que se hacía era que cuando terminaba el mandato del presidente o del vicepresidente, si no se había hecho la renovación, se esperaba hasta hacerla para el nuevo nombramiento. Eso se ha querido recoger en una ley y el PP la ha recurrido.

Entonces, el Tribunal dice que, como esto representa, si sale adelante, que las personas que están en la presidencia y la vicepresidencia se beneficiarían de lo que dice la ley y continuarían una etapa, esas dos personas no pueden intervenir en la votación. De acuerdo, perfecto. Pero, al separar a esas dos personas, automáticamente hay otra que ocupa la presidencia y no sólo interviene, sino que usa el voto de calidad para decidir, lo cual es un escándalo monumental.

¿Qué han hecho con el Tribunal? Pues una pelea política, porque consideran que es otro ámbito electoral y que, "si en las urnas no gano, puedo ganar en los tribunales, y, si no, puedo ganar en el Constitucional". Pretender arrasar con toda la legislación de una legislatura porque en el Tribunal tengo uno más que atiende a lo que yo le diga no es tolerable.

Los votantes conservadores andan indignadísimos (como siempre) porque en su opinión el Gobierno socialista pretende manipular políticamente los tribunales de justicia, inclinándolos a su favor. Bueno, hablar sin argumentar es gratis. Al igual que gritar mucho para que no se oigan los argumentos que sí exponen los demás. Pero no por ello es menos cierto que el Partido Popular lleva toda la legislatura bloqueando la renovación del Consejo General del Poder Judicial, o que su actual (y caducada) mayoría se ha dedicado a ejercer una descarada oposición a cada una de las leyes que presentaba el Gobierno (a esta, esta o esta, por ejemplo). Y tampoco deja de ser cierto que fue el PP quien empezó disparandorecusando magistrados para modificar la mayoría del Tribunal Constitucional, al que no debemos olvidar que el PP ha enviado gran parte de las leyes que se han aprobado en esta legislatura en el Parlamento. El símil, que ya ha sido utilizado por varios políticos del PSOE e IU, es bastante explícito: para el PP el poder judicial es una tercera cámara en la que cueste lo que cueste deben mantener una mayoría de la que no disponen en el Congreso y el Senado.

Hay que ver qué mal perder tienen algunos. Y pasado mañana la sentencia del 11M. La que se nos viene encima...

4 comentarios

animalpolítico dijo el 29/10/07 9:11 p. m.

Totalmente de acuerdo contigo, como he expuesto más largamente en una entrada de mi blog.

Small Blue Thing dijo el 29/10/07 11:07 p. m.

OT
Hoyga, jefe, que el Decano anda preguntando que si ya le han tirao encima el arroZ... :)

el liberado dijo el 30/10/07 2:59 p. m.

Voy a realizar un comentario sin que sirva de precedente.

Veo que no entiendes nada y siempre lo reduces todo a PP-PSOE.
Lo de la justicia en España es un cachondeo como dijo Joaquín respecto a la selección española.
Esto no es una cuestión en la que se pueda frivolizar echando la culpa a un partido u otro, el problema viene de largo.
Todo empezó cuando un tal Felipe se le ocurrió nada mas llegar al poder, cambiar la LOPJ y dando a los partidos políticos el poder casi total en la elección de Poder Judicial. Recuerdo grandes frases como la de Guerra (precisamente) "Montesquieu ha muerto". Aqui se acabó la separación de poderes, porque la que hay entre Ejecutivo y Legislativo es evidente.

Luego llegó Aznar y en vez de cambiar la LOPJ para recuperar el tiempo perdido pues ni de coña ¿Porqué? Pues porque tenía el control sobre el mismo debido a su mayoria electoral.

Y ya finalmente llega el gran libertador en la que sobran las palabras de lo que está pasando.

A día de hoy lo triste es que lo que tendría que ser una decisión puramente jurídica en sede Constitucional, estamos haber quien tiene mas poder partidista dentro de este Tribunal para saber si el Statutillo es constitucional o no.
Esto es la vergüenza de la que no pienso participar.

Ahora seguir despotricando sobre galgos o podencos.

Adiosito.

Evaristo dijo el 30/10/07 5:43 p. m.

En efecto, Animal. En tu blog has hecho una exposición más detallada del culebrón de recusaciones en que han convertido al TC.

Small, ya respondí por el canal super-secreto. No, todavía no. La semana que viene.

liberado (conservador), venga, pues aunque sólo comentes dejando claro que no quieres debatir, yo te respondo:

Dices que no entiendo nada y lo reduzco todo a PP-PSOE, pero acto seguido lo reduces tú todo a PSOE-PP. Es genial ;)

A ver, venga, nos remontamos a una reforma de Felipe al que se le ocurrió la peregrina idea de dar al Parlamento más poder de elección en los miembros del CSPJ. Antes de su reforma, de los 20 vocales 8 eran elegidos por el Parlamento y 12 por la "carrera judicial". Pasaron a ser 12 del Parlamento y 8 de la carrera judicial.

Dices que luego llegó Aznar y no cambió la LOPJ. Falso. La cambió en 2001 y lo que hizo fue precisamente darle aún más poder de elección al Parlamento. No dijo ninguna frase para la historia y supongo que por eso le tratas con esa indulgencia.

Por otro lado, tu crítica a Zapatero no pasa, como siempre, del insulto. A falta de argumentos...

No dices nada de la actuación del PP en esta legislatura sobre este tema, que es precisamente la causante del problema que hay ahora y que antes no teníamos, por mucho que tú te remontes, y la razón por la que ahora te indignas con un sistema que el propio PP reforzó en la anterior legislatura.

Y ahora, sí, puedes seguir despotricando sobre galgos o podencos.

Publicar un comentario

eXTReMe Tracker