lunes, diciembre 03, 2007

Sólo una pequeña diferencia

Como ya he comentado en alguna ocasión, soy ateo (del griego a = no y zeus = Dios). Eso quiere decir, básicamente, que no sólo no practico ninguna religión, sino que tampoco creo en la existencia de ninguno de los dioses personales en que se basan la mayoría de ellas. Como dice Richard Dawkins, y teniendo en cuenta la cantidad de distintas religiones que hay en el mundo, al fin y al cabo yo no soy más que ateo de una religión más que los que se definen como seguidores de una religión concreta (y por tanto ateos del resto).

Otros se definen como agnósticos (del griego a = no y gnosis = conocimiento): para ellos es imposible alcanzar la verdad en torno a ciertos temas metafísicos como la existencia de Dios, por lo que tampoco entienden que se pueda negar su existencia. En mi opinión, la diferencia entre agnósticos y ateos no deja de ser un formalismo filosófico, si lo comparamos con la diferencia que nos separa a ambos de las personas religiosas. Citando de la Wikipedia, son ateas o ateístas

tanto las personas que niegan la existencia de dioses, como las que sin creer en dios alguno, no niegan su existencia. Sin embargo una noción frecuente de la palabra excluye a éstos últimos, diferenciándolos como agnósticos, y considerando ateístas sólo a quienes niegan explícitamente la existencia de todo dios. Muchos autodenominados agnósticos se niegan a reconocerse como ateístas.

Es por todo esto que me parece tan curiosa la actitud que muchos agnósticos muestran hacia los que nos definimos como ateos. En más de una ocasión he podido comprobar cómo desde su punto de vista el ateísmo es algo así como una religión más. Para ellos, ser agnóstico sería como el centro en política, frente al extremismo de los de izquierdas y los de derechas. Según algunos agnósticos, que confunden posibilidad con igualdad de probabilidad, es igual de irresponsable creer sin ninguna evidencia en un Dios personal omnipotente y omnipresente, que pensar que ante la falta de dicha evidencia no queda otra cosa que descartar la propia existencia de tal ser.

Como digo, a mí en realidad el agnosticismo me parece una postura bastante acertada con la que me unen más cosas que me separan. Al fin y al cabo, si hubiese una secta que creyese firmemente en El Señor de los Anillos y esperase la llegada de Bilbo Bolsón para liberarnos de Sauron, el Señor Oscuro, tanto el agnóstico como yo tendríamos claro que, por encima de otras consideraciones filosóficas, Bilbo no iba a venir.

4 comentarios

Small Blue Thing dijo el 3/12/07 8:38 p. m.

Claro, porque seríais apócrifos o incluso heréticos: el Mesías es Frodo XDDDD

Evaristo dijo el 4/12/07 12:09 a. m.

Ahí le has dao XDDDD

animalpolítico dijo el 4/12/07 9:01 p. m.

Supongo que es deformación profesional, pero me disculparás si te señalo que 'ateo' no viene de a+ zeus, sino de a+ theos. Zeus era un dios, el del cielo, equivalente al romano Júpiter. Theos es cualquier dios. De ahí también 'teología'.

En lo que se refiere al contenido del post, estoy plenamente de acuerdo con tus observaciones.

Un abrazo

Evaristo dijo el 4/12/07 9:10 p. m.

Tienes razón, Animal. El artículo de la wikipedia mencionaba a Zeus y me he confundido. Si es que yo soy de ciencias XDDDD

Publicar un comentario

eXTReMe Tracker