lunes, enero 14, 2008

Respuesta de los Corintios a San Pablo

Esta fue una de las lecturas de mi boda. Nuestra boda, que ahora somos dos. Gracias, J., por llevar una buena idea a la práctica, por escribir lo que te dio la gana, por leerlo sin cortarte, por darnos una razón más para alegrarnos de haber optado por una ceremonia civil, y por poner en peligro la familia tradicional, la democracia y los derechos humanos con tanto acierto.

Corinto, 5º día antes de los Idus de Noviembre

Querido San Pablo:

Esperamos que al recibo de estas letras te encuentres bien, donde quiera que estés, porque viajas más que Willy Fog con un abono de transporte, y como en tus epístolas nunca pones ni el remite ni la fecha... pues no sabemos muy bien adónde mandarte esta carta.

Tus palabras sobre el amor nos han gustado tanto (eh) que hemos pensado que a partir de ahora la vamos a leer en todas las bodas que celebremos, aunque vamos a omitir las partes en las que dices que la mujer tiene que estar sometida al marido y cosas por el estilo, que no nos parece de buen gusto, San Pablo, la verdad. Leeremos solamente la parte que dices que el amor lo es todo.

Pero ahí nos asaltan unas dudas que a ver si nos puedes aclarar. Cuando hablas de amor, ¿a qué te refieres exactamente? ¿No es lo mismo entonces el amor que la amistad? Dices que el amor es comprensivo, servicial y no tiene envidia... Pues como la amistad. ¿O acaso no es comprensivo un amigo que va a compartir piso con una amiga para estudiar y compartir gastos y un día le dice ella con cara de funcionario cerrando la ventanilla a las 11 de la mañana porque se va a tomar un café "es que ahora como está mi novio...", y el amigo se queda como un ninot en una falla. Dime a mí si eso es o no es comprensión.

También dices que aunque hablaras todas las lenguas del mundo si no tienes amor no tienes nada... Mis padres llevan juntos 40 años y se comunican sin hablarse, con gestos, miradas y con el pronombre "eso". Mi padre carraspea... y señala el cajón... y mi madre le saca el tabaco. Mi madre dice "Pepe, hazme eso"... y mi padre limpia las persianas. Se comunican sin lengua. Dos amigos que se cruzan una mirada y se parten de risa al unísono, ¿no es lo mismo, San Pablo? ¿Lo de mis padres entonces no es amor? ¿O es amistad de muchos años?

Y bien lo sabe Dior y Nuestra Señora Atenea del Peplo con Volantes que el mismísimo Jesús amaba a Juan y lo decía en público. Los apóstoles eran amigos y se amaban. Si hasta Judas lo delató con un beso ¿no podía haber dicho simplemente señalando desde la distancia "ha sido ese"? Como se explica esto... San Pablo....

Según dices en tu carta el amor disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, soporta sin límites... Eso no es amor, eso es una hipoteca.

Por nuestra parte creemos y entendemos que los límites entre el amor y la amistad son, pues, muy vagos y que la amistad es en cualquier caso superior al amor, porque éste sin amistad no perdura en el tiempo. Dos amantes que no sean amigos no llegan a estar 40 años juntos, ni dos amigos que no se amen, afrontan y superan los retos de la vida. Dijo Epicuro de Samos muchos años antes de la aparición de vuestra secta: de todos los medios de los que se arma la sabiduría para alcanzar la felicidad en la vida, el más importante, con mucho, es el tesoro de la amistad.

Así que nosotros, los que amamos la sabiduría, estamos enamorados de nuestros amigos y este amor, a diferencia del que tu iglesia defiende, no conoce limitaciones, no distingue entre sexos, no repara en las distancias o en las dificultades, ni antepone a ningún dios y perdurará por siempre.

Atentamente, los corintios.

3 comentarios

aurë dijo el 15/1/08 5:48 p. m.

Lo mejor que he leído en mucho tiempo. Hacía un montón que no me reía tanto. Estoy a la espera de que personalmente me confirme su autoría pero todo apunta a que sé quién es el tal J., redactor y lector de esta brutal carta en vuestra boda. Tiene su sello inconfundible: el de una de las personas con el mejor y más inteligente y sutil sentido del humor que jamás conoceré.

J., si eres tú y visitas este blog, que sepas que eres un tío inmenso (y no me refiero a inmenso de "goddo"). Eres la leche.

P.D.: J., si de verdad eres tú y visitas este blog, ¡mamón, el mío no lo visitas, y si lo haces no me lo dices!

;)

e. dijo el 15/1/08 6:23 p. m.

Aure, estás en lo cierto. Sabes quién es J. y opino como tú; ya sabes que tengo devoción absoluta por él. Además, no puedes imaginarte cómo sonó esto aquel día... Colosal!

Y tranquilo, no visita éste ni ningún otro blog, así que no puedes hacerte el ofendido ni el envidioso... ;-)

aurë dijo el 15/1/08 6:45 p. m.

Gracias por la confirmación, E. Le he mandado un sms sobre el tema pero aún no me ha contestado. Esta noche le llamaré para reírnos un rato.

Tuvo que ser un momento memorable. Y encima como el chaval no es teatrero ni ná... ¿Está grabado en vídeo? Por favor, dime que sí.

Un beso.

Publicar un comentario

eXTReMe Tracker