domingo, octubre 19, 2008

La chapuza de Arcadi Espada

Leo en El Mundo un artículo (aquí el enlace de pago al original) de Arcadi Espada titulado "La chapuza de Garzón" en el que critica el auto del juez, utilizando esta vez otro argumento distinto a los dos que ya he comentado en otro post: la negación del delito equivocado (genocidio), cuando Garzón habla en su auto de "presuntos delitos permanentes de detención ilegal, sin dar razón del paradero, en el contexto de crímenes contra la Humanidad". Para ello Arcadi utiliza el socorrido recurso de imaginar lo que pretende Garzón

El juez Garzón tiene un objetivo: demostrar que el general Franco y sus rebeldes tenían un plan de exterminio de buena parte de la población española. Esto es lo que aproximaría la Guerra Civil al genocidio nazi y lo que haría de la instrucción que trata de culminar un nuevo Nüremberg, aun virtual. Al juez no le bastan las evidencias fácticas de las matanzas del ejército nacional, porque podrían ser fácilmente calificadas como hechos de guerra. Necesita que antes del primer disparo algún documento pruebe que los rebeldes eran conscientes de que necesitarían matar a media España, que estaban claramente dispuestos a hacerlo y que ya lo habían planeado.

El juez busca, en realidad (y cárguese a su instrucción la moral de las analogías que vendrán), una suerte de documento de Wannsee, la conferencia de jefes nazis donde probablemente se decidió la destrucción de los judíos europeos. El magistrado ha dado legalidad a expresiones como guerra de exterminio aplicada a la Guerra Civil o crímenes contra la Humanidad aplicada a las matanzas del ejército franquista.

Es probable que cuando logre demostrar que Franco y su ejército trataron a los republicanos como Hitler a los judíos (esto es matándoles por ser republicanos, incluidos hombres, mujeres y niños, y con total independencia de su conducta) habrá dado el paso decisivo hacia la palabra que implora. La palabra es genocidio.

En realidad el artículo, aparte de como ejercicio de revisionismo, sólo sirve para mostrar que el articulista no tiene ni puta idea de derecho penal internacional, y que nadie en su redacción se ha molestado en comprobar la lógica de sus afirmaciones. Porque el genocidio y los crímenes contra la humanidad son precisamente por eso dos delitos distintos, pero no por ello el segundo deja de tener que ser perseguido:
Los asesinatos, torturas, desapariciones, encarcelamientos arbitrarios, etc, cometidos en Argentina antes y durante la última dictadura por agentes estatales y por grupos vinculados orgánica o funcionalmente a las estructuras estatales, como es el caso de la Triple A, son, por su carácter sistemático y a gran escala crímenes contra la humanidad, y no genocidio, básicamente porque no reúnen el requisito adicional de mens rea o intencionalidad genocida que ha de ser probada para que así fuera (...)

la persecución por motivos políticos ya está contemplada como crimen contra la humanidad, por lo que no es necesaria, en aras de la persecución penal, la creación de un tipo ex novo a tales efectos, ni la ampliación de otro, pues ya existe el tipo penal en el que se subsumen estas conductas, y que es el de crímenes contra la humanidad,

2 comentarios

Small Blue Thing dijo el 20/10/08 12:39 p. m.

[OT]
Ya le he votao, jefe, pero anunciese en la lista o algo, que no nos hemos enterao siquiera de que participa :DDD

candidatos al congreso dijo el 2/11/08 12:43 a. m.

Muy interesante blog! Hace poco leí un reportaje en sobre el mismo tema en un portal dedicado a proveer información electoral y política en general, especialmente lo relacionado con las elecciones 2010 en Colombia y con los candidatos al congreso.

Publicar un comentario

eXTReMe Tracker