miércoles, octubre 01, 2008

Por su culpa, por su gran culpa

Como no podía ser de otra manera, desde que los síntomas de la crisis se han ido haciendo más explícitos, aquellos que buscan desgastar al Gobierno no pierden oportunidad de culpar a Zapatero de cada nuevo mal dato de la economía. Todo. Si suben el paro, el IPC o el Euríbor, si baja la bolsa, aumentan las suspensiones de pagos o descienden los ingresos por turismo, todo es "por la crisis", y la culpa la tienen el presidente del Gobierno y el ministro de Economía.
 
Y es que es obvio: tanto el debate sobre si Zapatero y Solbes estaban utilizando el término adecuado para referirse a la crisis, como el tratamiento de las noticias económicas en clave local (olvidando el contexto internacional en que obviamente están inmersas), van dirigidos desde el principio no a resolver nada, ni a proponer soluciones para nada, sino simplemente a reducir la confianza de los españoles en la economía y, de rebote, en la capacidad de este Gobierno concreto para enfrentarse a los problemas económicos. Porque una vez que se haya conseguido sembrar en los españoles la semilla de la relación entre una cosa y la otra, las encuestas y la retroalimentación positiva  se encargarán del resto: cuanto peor vayan las cosas, peor irá la confianza de los ciudadanos en su mejoría, lo cual hará que las cosas vayan aún peor, así como que al Gobierno le vaya peor en las encuestas, lo cual será otra noticia negativa más en los informativos, que subconscientemente se relacionará con las de economía, etc, etc
 
Y digo yo, a todo esto, cuando en 2000-2002 hubo una crisis tras el estallido de las puntocom y el 11S, ¿recordáis que ocurriese este fenómeno de distribución de la culpa y descenso paralelo de la confianza en la economía y en Aznar y Rato?

6 comentarios

TurnLeft dijo el 4/10/08 10:07 p. m.

La gran duda es si los Gobiernos pueden colgarse la medalla cuando va bien y decir que no va con ellos cuando va mal.

Se reduce a eso.

Cuando el psoe estaba en la oposición criticó con acierto la excesiva dependencia del ladrillo sobre la creación de empleo.

Tras cuatro años la dependencia no cambió. Y ahora ya es demasiado tarde.

Si no podemos ver responsabilidad cuando van mal dadas, ponerse la medalla de la creación de empleo mientras se infla la burbuja me parece un poquito hipócrita.

Creo que se tenía que haber notado más el Gobierno de izquierdas en un replanteamiento de nuestro modelo económico.

Evaristo dijo el 6/10/08 7:03 p. m.

Turnleft, estoy de acuerdo contigo en casi todo lo que dices, pero creo que cometes uno de los errores que denunciaba en mi post: abstraerte del contexto internacional para hacer una lectura exclusivamente local. Y en estos momentos ese matiz puede suponer un 90% de la validez del argumento.

Yo estoy de acuerdo con que la dependencia del ladrillo era un problema que se tenía que corregir, y estoy también de acuerdo con que una parte sustancial de la creación de empleo de los últimos 10 años se encontraba en este sector, con lo que las críticas al modelo económico y las medallas por la creación de empleo eran incompatibles. Pero cuando se da por sentado que el Gobierno de Zapatero no hizo nada en la pasada legislatura para intentar cambiar ese modelo, ahí ya no estoy tan de acuerdo. No se consiguieron resultados espectaculares a corto plazo, cierto, pero eso no quiere decir que no se hiciesen cosas o que no se sentasen las bases para el cambio. La nueva ley del suelo, que reemplaza a la nefasta del 98, la renta de emancipación para facilitar el alquiler joven, duplicar la dotación del Plan de Vivienda, además de la clara apuesta por la inversión en I+D o por mejorar las infraestructuras, no puede decirse que fuesen medidas que no iban dirigidas a cambiar el modelo. Y la desaceleración de los precios de la vivienda antes de la crisis parecía indicar que las cosas no se estaban haciendo tan mal. Lo que yo digo en mi post es que ahora que hay una crisis mundial impresionante, ahora que Francia y Alemania (que no tenían ninguna burbuja inmobiliaria) están en recesión, ahora que los bancos de todo el mundo tienen que ser intervenidos (los nuestros de momento no), echarle la culpa de todo a Zapatero es sencillamente una broma.

Y respecto a lo que se debería haber hecho, aquí todo el mundo ponía a parir a la ministra de Vivienda cuando se mencionaron los pisos de 30 metros, o cuando se habló de aumentar la fiscalidad de las viviendas vacías para forzar su salida al mercado de alquiler o de venta, o de reducir los incentivos fiscales para las viviendas nuevas, o cuando se pusieron en marcha las subvenciones a los alquileres para jóvenes, o cuando se propusieron medidas para aumentar las garantías de los arrendadores, o cuando se estudia reconvertir viviendas libres en VPO. Y todas esas medidas iban dirigidas a lo mismo: cambiar paulatinamente la tendencia del modelo anterior. Si alguien cree que lo que se tenía que haber hecho era cambiarla bruscamente congelando el mercado inmobiliario mediante una intervención directa, que lo diga. Independientemente de los resultados que hubiese tenido esa otra estrategia, y volviendo a mi razonamiento inicial, lo que sí sé seguro es que ahora estaríamos inmersos en la misma crisis económica mundial.

Un lector ocasional dijo el 7/10/08 3:48 p. m.

No es ni por asomo comparable esta crisis con la que comentas del 2002, así que no se puede comparar un gobierno que no está sabiendo gestionar la crisis con otro que hizo la mejor gestión económica de la historia democrática de España..
Y lo que se le critica a Zapatero es el mentir a los cuidadanos, negar la crisis cunado hace meses que se veía venir.
Y lo de los periódicos, creo que igual de mal están tanto unas portadas como otras. No pueden decir que ha subido el fondo de garantía, cuando no es cierto.

Evaristo dijo el 7/10/08 7:42 p. m.

lector ocasional, que esta crisis sea mayor que la de 2002 (evidentemente no lo niego) no implica que tus afirmaciones sobre este gobierno y el anterior sean ciertas. Lo digo por si acaso pensabas que iba a colar.

Respecto a lo que se critica a Zapatero, hombre, tú mismo en tu primer párrafo le criticas que no sepa gestionar la crisis, así que no sé cómo puedes decir acto seguido que lo que se le critica sea haber negado la crisis. Seamos coherentes, lo que se le critica desde los frentes mediáticos de la derecha es todo. Es lo que digo en el post.

Lo de los periódicos, imagino que te refieres al siguiente post, pues no sé qué noticias lees tú (espero que no sea un tabloide), pero claro que han subido el fondo de garantía. La UE por un lado ha acordado una cantidad y el Gobierno la amplía un tanto.

El mismo lector ocasional dijo el 8/10/08 11:37 a. m.

No pretendía que colara nada, solo daba mi opinión.
Efectivamente le critico YO su mala gestión, pero una vez más vuelvo a opinar que OTROS le han criticado por haber negado cosas que eran evidentes. La diferencia está en el sujeto (yo o ellos), es cuestión de practicar un poco de gramática no de ver incoherencia en las palabras de otros.
Y que conste que el gobierno no amplía nada, eso es un dinero que aportan las entidades bancarias. Lo digo por si acaso pensabas que iba a colar.

Rafael del Barco Carreras dijo el 25/3/09 5:58 p. m.

LA BURBUJA INMOBILIARIA.

LOS BANCOS Y CAJAS EN QUIEBRA.



Rafael del Barco Carreras



Esta mañana, 25-3-09, en el Congreso, Zapatero culpa a Aznar de la Burbuja Inmobiliaria. A la velocidad de vértigo la Tele y Prensa “oficialista” ha convertido lo que no existía, la Burbuja Inmobiliaria, añadido a su hijuela las “hipotecas ninja” (ventas a insolventes con disparatado “valor del inmueble”) en una especie de sarpullido casuístico. Culpa de TODOS. El País tenía el Sistema Financiero más SOLVENTE DEL MUNDO, y dudarlo, era un acto de resentido, amargado, canalla y todos los más exquisitos insultos que me han aplicado. Derecha, la Oposición, que administra una buena parte de ese quebrado pastel, y la llamada Izquierda, manejando cajas de ahorro y a través del Banco de España TODO el Sistema Financiero Español, disparándose las estadísticas de construcción cuando de nuevo toman el Poder Central y la burbuja es evidente, niegan que ese sarpullido sea un cáncer de piel, incurable, y que como cualquier terminal respirará mientras la pomada, el EURO, la EUROZONA, cubra la purulencia.

Tengo suficientes conocimientos bancarios, académicos y prácticos, y visto lo visto, muy superiores a los masters de escuelas de negocios y finanzas, con sus juegos trileros y nombres ingleses, para con solo sumar las cifras que aparecen en Prensa, a menudo incluidas como factores favorables, ser por primera vez en mi vida extremadamente pesimista. No se trata de la “liquidación” del Franquismo, otro gran fraude que obligó a absorciones hasta crear el BSCH y BBVA, es muchísimo peor. Por mis circunstancias vitales he sido “banquero” y “consejero de crisis”, de pequeñísima intensidad, y la última vez, hace unos meses, que me senté en una mesa con un empresario amigo y sus abogados, me salió del alma levantarme e irme. Por mucho menos de lo que allí se manifestaba casi como “normal”, me habían condenado TRES VECES. En mi interior me reí de la “falsedad ideológica” que me aplicó un juez. Mis “crisis” correspondían a los 80, y por lo visto cualquier disparate financiero de entonces, con definición en el CODIGO PENAL ANTIGUO (con la sola palabra “estafa” ya basta) ahora es “normal”, y con definición anglosajona, a la que no añaden que los anglosajones llenan sus cárceles con los inventores del “nuevo vocabulario financiero”.
Diga lo que diga la Prensa, manejando frases y sonrisas de políticos y banqueros, y toda metida en la BURBUJA subvencionadora, la PROFUNDA CRISIS es una enfermedad terminal. Los “BANCOS Y CAJAS” no solo deberán limpiar sus balances, o fusionarse aplicando los tradicionales cambios de cromos creando fantasías con nuevos nombres en sus presidencias. La pomada EURO, gran remedio creado en París el otoño pasado, no debe servir de respirador artificial, o repartir BONUS POR LOS BENEFICIOS DEL 2008, por ejemplo la CAIXA DE CATALUÑA. Por cierto, pagó más a sus “sindicalistas” que a los “empleados normales”, de 3 a 1. En mis tiempos los 50-60 llamábamos MOMIO lo que nos pagaban en negro a final de año, valorándose por las pequeñas diferencias la valía o preferencia de la jefatura. No queda más remedio que aislar la purulencia, y que el resto productivo del PAIS sea financiado por otros canales que los tradicionales, otros “BANCOS Y CAJAS” o instituciones. Quizá, sin ensuciarlos con fusiones se podrían salvar un par, no demasiado involucrados en la desaforada avaricia del ladrillo y su conversión en dinero vía créditos internacionales, las "titulaciones", los demás están podridos, hasta MORALMENTE.

Publicar un comentario

eXTReMe Tracker