domingo, enero 25, 2009

Y sin embargo no existe

Para el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Rouco Varela, decir que probablemente dios no existe, o dar el consejo a los creyentes de que dejen de preocuparse por el más allá y disfruten la vida "es un abuso que condiciona el ejercicio de la libertad religiosa". Según Rouco "no es justo para el creyente tener que soportar mensajes que hieren sus sentimientos religiosos", y pide "a las autoridades competentes que protejan los derechos de los ciudadanos para que no sean atacados en sus convicciones de fe".

¿Qué será lo próximo? ¿Pedir a las autoridades que multen a los ciudadanos que digan "me cago en dios" en público?. ¿Prohibir a los profesores de ciencias decir en clase que la especie humana evolucionó mediante selección natural porque eso contradice la "palabra de dios"?

Como siempre, la iglesia pretende que el estado acuda en defensa de su amigo invisible, al tiempo que reclama su derecho a la libertad de expresión para comparar el laicismo con el nazismo, o decir que el laicismo es "un fraude" que nos lleva "a la disolución de la democracia", o que "el ordenamiento jurídico español ha dado marcha atrás con respecto a la declaración de Derechos Humanos de la ONU".

"Ofrecemos nuestro testimonio, no lo imponemos", ha asegurado el cardenal Varela para acto seguido llamar a la "evangelización de la sociedad española"
Y digo yo: ¿la campaña de "dios no existe" es un testimonio que se ofrece o que se impone? ¿En serio pretende una organización que aspira a la "evangelización de la sociedad española" que el estado censure a quienes no piensan como ellos?

3 comentarios

Angel dijo el 25/1/09 6:59 p. m.

>¿Pedir a las autoridades que multen a los ciudadanos que digan "me cago en dios" en público?
No hace mucho eso era delito y podías acabar a hostia limpia en el cuartelillo de la guardia civil.
He comentado este asunto en el último post de mi blog y siempre sale en los comentarios el que está con los "débiles" porque "la Iglesia sólo tiene la palabra para convencer". Animalicos.

Fet dijo el 26/1/09 12:14 a. m.

A mí me tocan los huevos a diario con sus escandalosas campanadas desde hace décadas.

Godofredo dijo el 26/1/09 8:34 p. m.

A mí también me los tocan las campanadas de los domingos a las 9'15 de la mañana. El cura no se ha enterado de que existen los relojes y la gente los lleva en la muñeca para saber qué hora es y llegar puntual a misa. Y algunos que a veces necesitamos dormir somos agredidos impunemente. Yo voy a dar bocinazos de 100 dB cada segundo cada vez que haga una fiesta en mi casa para que mis amigos sepan a qué hora tienen que venir......no sea que no tengan relojes.

Al señor Rouco hay que decirle que, según su discurso, no es justo que los no católicos tengamos que soportar mensajes que hieren nuestros sentimientos no católicos, y debemos por tanto pedir a las autoridades competentes que protejan los derechos de los ciudadanos para que no sean atacados en sus convicciones no católicas.

Publicar un comentario

eXTReMe Tracker