sábado, mayo 15, 2010

No es Garzón, es el franquismo

¿Se imagina alguien que el juez Garzón (o cualquier otro) hubiese sido, no ya sentado en el banquillo y apartado de sus funciones acusado de prevaricación como ahora, sino simplemente recusado y apartado de la instrucción cuando investigaba el caso GAL? Recordemos que 15 años después el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha sentenciado que efectivamente Garzón no fue imparcial en aquel caso, pero aún así ¿se imagina alguien lo que habría opinado la derecha política, jurídica, mediática y social si simplemente se hubiese apartado a Garzón del caso GAL entonces? Cuando el entonces ex-ministro y aún diputado José Barrionuevo pedía que Garzón le imputase ya algún cargo para que el caso pasase al Supremo y apuntaba que "era posible" que Garzón estuviese cometiendo prevaricación, el fiscal general del Estado se planteó incluso acusarle de desacato. ¿Qué habrían opinado de lo contrario esos mismos que ahora ven tan lógico que se acepte una querella de la Falange contra el juez por atreverse a intentar poner nombre a los desaparecidos de la represión franquista, o que sean el juez instructor y el ministro de Justicia quienes pierdan su puesto por la corrupción del Partido Popular?

¿Hay alguien que de verdad vea en todo esto algo justo y razonable?

Actualizado a las 19:45. Interesante post de Martínez Soler, del que subrayo especialmente estos párrafos:

En todo caso, el debate de fondo sigue abierto sobre si la Ley de Amnistía -aprobada antes de la entrada en vigor de la Constitución de 1978- cubre o no cubre todos los crímenes de lesa humanidad y/o de genocidio cometidos por la Dictadura franquista una vez terminada la Guerra Civil.

Creo que uno de los mayores errores que hemos cometido ha sido meter en el mismo saco los crímenes de la Guerra Civil, cometidos por ambos bandos, y los crímenes de la Dictadura, cometidos por el bando vencedor, una vez terminado el conflicto bélico. A mi juicio, son dos cosas muy distintas. Y deben tener un tratamiento separado.

12 comentarios

El anónimo dijo el 15/5/10 4:12 a. m.

Se imagina, se imagina... No hace falta imaginar nada. Si Barrionuevo hubiera sido más listo y más humilde, habría renunciado a su aforamiento, se habría echado en brazos de Garzón y habría obligado a anular todo el caso, puesto que estaba claro como el día que Garzón estaba totalmente contaminado en aquel asunto.

Afortunadamente, pudo más el orgullo de Barrionuevo y el asunto pasó al Supremo donde, horrorizado por aquella espantosa instrucción, el buen juez Móner tiró a la papelera todo el trabajo de Garzón e inició su propia investigación desde cero.

Por eso, la estrategia de defensa de Rafael Vera en Europa fue totalmente infructuosa. El T.E. admitía que Garzón no estaba capacitado para instruir aquel caso, pero el juicio y las condenas de Vera y Barrionuevo se basaban en la impecable instrucción de Móner.

Estuvo a punto de ser la pifia más sonada del superjuez. Como la Operación Nécora. Como los narcos que se largaron. Como tantas otras hasta las tres que -de momento- han llegado al Supremo.

Si hubieran apartado a Garzón a tiempo de la instrucción del caso GAL, la derecha española seguramente no habría hecho nada de nada. Tampoco lo hicieron cuando crucificaron a Calamita, ¿verdad?

Y si aún crees que la querella de Falange es "por atreverse a intentar poner nombre a los desaparecidos de la represión franquista", es que no has entendido ni papa del asunto. Tal vez lo entiendas leyendo a este hombre o repasando, una y otra vez hasta que te quede claro, este párrafo del auto del T.S. por el que se imputaba al superjuez:

"En definitiva: la investigación sumarial realizada se centró en delitos para los que el Juzgado reconoce carecer de competencia material, salvo por razón de su conexión con otro delito del que se proclama competente, pero que ni está vigente ni investiga, y por el que se incoa el procedimiento, y en cuyo ámbito declara extinguidas unas responsabilidades penales por razón de fallecimientos, sucedidos notoriamente decenios antes de la incoación, de cuarenta y cinco personas, sobre cuyas acciones no se ha practicado actividad sumarial de investigación alguna. Señalemos que además la extinción de la responsabilidad penal que por fallecimiento dispone el art. 130 1º del Código Penal presupone una sentencia previa de condena que válidamente y en proceso contradictorio haya declarado la responsabilidad penal de cuya extinción se trata. Cuando la muerte es anterior a una condena, y la condena por ello no ha existido, lo que se extingue es la acción penal, lo cual determina que si el proceso estaba abierto porque vivía la persona, se archive de plano, y si no lo estaba, resulte absolutamente imposible incoarlo."

De nada.

Anónimo dijo el 15/5/10 12:42 p. m.

Pues si hay alguien que lo ve justo y razonable. Un juez o un superjeuz no está por encima de nada. Tiene 3 causas por prevaricación y una de ellas es por cobros supuestamente ilegales. La prevaricación no tiene nada que ver con el franquismo, esa es la idea torticera con que salís a defender lo indefendible y la verdad como decía el diario Público es la verdad la diga Agamenón o su porquero, en este caso Falange. Un saludo

Anónimo dijo el 15/5/10 12:43 p. m.

Ha sido por unanimidad. Todos están equivocados, vaya.

el liberal dijo el 15/5/10 8:40 p. m.

Basta ya de manipulación, esto no es un causa contra el franquismo porque no ha llegado ni a eempezar a ser juzgado, este tío era un mero instructor que no era competente para el caso y menos mal que la Justicia se ha mantenido al margen de manipulaciones políticas para desviar la atención de lo que verdaderamente importa y es que España debe 450.000 millones de euros.

El anónimo dijo el 15/5/10 9:08 p. m.

¡Mec, mec! En la actualización aparece otra de las mentiras más populares del revisionismo progre: decir que Franco fue un "genocida". Como no es suficiente llamarle golpista o dictador, hay que aplicarle un término más fuerte aunque sea una barbaridad sin sentido.

No es por darle buena fama, pero como genocida Franco dejaba mucho que desear. Un genocida que se precie no concedería dos amnistías generales a sus enemigos. Ni conmutaría penas de muerte por prisión, como al simpático asesino Marcos Ana. Ni aplicaría penas diferentes para los delitos de sangre y para los ideológicos. Y, desde luego, se las apañaría para liquidar a más gente que a esos 113.000 que le adjudican sus más sañudos "historiadores".

En fin, el concepto de "genocidio" implica una meticulosidad y un ensañamiento contra un grupo humano mucho mayor del que aplicó Franco contra los disidentes en la posguerra. Algo como lo que aplicó Karadzic a los musulmanes. O los nazis a los judíos. O los hutus a los tutsis. O los del Frente Popular a los religiosos.

Por citar sólo cuatro ejemplos claros.

Fet dijo el 15/5/10 11:05 p. m.

Se te ha puesto el garito perdido de pis.

El anónimo dijo el 15/5/10 11:14 p. m.

Una amena recopilación de las hazañas del Juez Campeador.

Evaristo dijo el 16/5/10 12:00 a. m.

Ya te digo, Fet. ¿Franco? "No es por darle buena fama, pero..."

;-)

Fet dijo el 16/5/10 12:01 a. m.

De una fuente ecuánime y poco sospechosa de manipulación.

Fet dijo el 16/5/10 12:03 a. m.

¿Dónde has comprado a este pollino?

El anónimo dijo el 16/5/10 1:14 a. m.

Caramba, Evaristo... Este colega tuyo usa exactamente tus mismos argumentos. ¿Compañeros de promoción, por un casual? XD

nefar dijo el 17/5/10 2:27 p. m.

Bueno, por lo menos espero que todos los conspis que decían que el TS (y los jueces en general) eran unos prevaricadores a sueldo de zETApé cuando esos jueces (por unanimidad) decían que el 11M fue un atentado islamista y tiraban por el retrete todas las teorías conspiranoicas, cierren ahora sus grandes bocazas.

Pero me da que va a ser que no.

Publicar un comentario

eXTReMe Tracker