domingo, noviembre 27, 2011

No gastar lo que no se tiene

Imprescindible post del nobel de Economía Paul Krugman sobre por qué se equivocan quienes opinan que la solución a los problemas en España y en Europa pasa por aplicar en macroeconomía esa máxima del sentido común de la economía doméstica que dice que, especialmente en época de crisis, no se debe gastar lo que no se tiene. Zapatero viene aplicándola desde Mayo de 2010, obligado por Europa, a la que no está claro si no ha podido sacar del grave error que está cometiendo por falta de apoyos o de convicción. En el caso de Rajoy no hay duda: lleva la austeridad como receta para salir de la crisis directamente en su programa.

Uno de los argumentos comunes contra la política fiscal en la situación actual - que suena razonable - es que la deuda es el problema, así que ¿cómo puede la deuda ser la solución? Los hogares han pedido prestado demasiado, ¿y ahora quieres que el gobierno se endeude aún más?

¿Qué pasa con ese argumento? Se supone, implícitamente, que la deuda es la deuda - que no importa quién debe el dinero. Sin embargo, eso no puede ser correcto; si lo fuera, en primer lugar no habría ningún problema. Después de todo, en una primera aproximación la deuda es dinero que nos debemos a nosotros mismos - Sí, EE.UU. tiene una deuda con China, etc, pero eso no está en el corazón del problema. Si ignoramos el componente extranjero, o si vemos el mundo como un todo, el nivel global de la deuda no hace ninguna diferencia al valor agregado neto - la deuda de una persona es un bien para otra persona.

De ello se desprende que el nivel de la deuda sólo importa si la distribución del valor neto importa, si los jugadores altamente endeudados se enfrentan a limitaciones diferentes a los jugadores con bajo nivel de deuda. Y esto significa que no toda la deuda es igual - por lo que el endeudamiento de algunos actores ahora puede ayudar a curar los problemas creados por el exceso de endeudamiento por otros actores en el pasado.

Para ver mi punto de vista, imaginemos primero un mundo en el que sólo hay dos clases de personas: los Sams derrochadorres y las Janets juiciosas (...)

En este mundo, vamos a suponer que no hay inversión real posible, de manera que los préstamos se hacen únicamente para financiar el consumo. En concreto, en el pasado, los Sams han tomado prestado de las Janets para pagar el consumo. Pero ahora algo ha ocurrido - por ejemplo, el colapso de una burbuja inmobiliaria - que ha obligado a los Sams a dejar de pedir prestado, y de hecho a dejar de pagar su deuda.

Para que los Sams puedan hacer esto, por supuesto, las Janets deben estar dispuestas a empezar a gastar, a ir reduciendo sus activos. ¿Y qué les daría un incentivo para hacer esto? La respuesta es una bajada de los tipos de interés. Así que la forma normal en que la economía puede hacer frente a los problemas de balance de los Sams es a través de un período de tipos bajos.

Pero - habrán adivinado hacia dónde voy - ¿Y si incluso un tipo del cero por ciento no es lo suficientemente bajo, es decir, lo suficientemente bajo como para inducir el gasto suficiente por parte de las Janets para que coincida con los ahorros de los Sams? Entonces tendremos un problema. No he especificado el modelo macroeconómico subyacente, pero parece seguro decir que nos enfrentaremos con una economía real deprimida y con presiones deflacionarias. Y esto es destructivo, no sólo la producción se colocará por debajo del potencial, sino que los ingresos deprimidos y la deflación harán más difícil para los Sams poder pagar su deuda.

¿Qué puede hacerse? Una respuesta es la inflación, si se puede conseguir, lo que hará dos cosas: permitirá tener una tasa de interés real negativa, y erosionará por si misma la deuda de los Sams. Sí, eso significará en cierto modo una recompensa a sus excesos del pasado - pero la economía no es un juego de moralidad.

Ah, y para volver por un momento a mi punto de vista de que no todas las deudas son iguales: sí, la inflación erosiona los activos de las Janets al mismo tiempo, y por la misma cantidad, mientras erosiona la deuda de los Sams. Sin embargo, los Sams tienen su balanza de pagos limitada, mientras que las Janets no, por lo que resulta un neto positivo para la demanda agregada.

¿Pero que ocurre si no se puede generar inflación?

Bien, supongamos que un tercer personaje puede entrar en escena: el Gobierno Gus. Supongamos que puede pedir prestado por un tiempo, usando el dinero prestado para comprar cosas útiles, como túneles ferroviarios bajo el río Hudson. El verdadero costo social de estas cosas será muy bajo, porque va a poner los recursos que de otra manera estarían desempleados a trabajar. Y también se lo pondrá más fácil a los Sams para pagar su deuda; si lo hace durante el tiempo suficiente, se puede llegar al punto donde ya no tengan un problema tan grave de balanza de pagos, y ya no haga falta continuar con el gasto deficitario para lograr el pleno empleo.

Sí, la deuda privada, en parte, ha sido sustituida por la deuda pública - pero el punto es que la deuda se ha alejado de los actores más gravemente limitados, por lo que los problemas de la economía se han reducido, aunque el nivel total de la deuda no haya caído.

La conclusión, entonces, es que el argumento que suena plausible de que la deuda no puede curar la deuda está equivocado. Por el contrario, puede - y la alternativa es un período prolongado de debilidad económica que en realidad hace que el problema de la deuda sea más difícil de resolver.

¿Y qué pasa con Europa?

El lío Europeo está muy bien descrito por la historia anterior, con los Sams principalmente en la periferia y las Janets en el núcleo; lo que estamos consiguiendo es una forzada austeridad en la periferia, sin expansión compensatoria en el núcleo, y ahora todo el mundo se sorprende de que todo el continente parece dirigirse a una recesión.

En el caso de Europa, sin embargo, el aumento de la inflación es aún más importante que para los Estados Unidos - porque Europa también necesita un gran ajuste de precios relativos que será muy difícil si no imposible de lograr con la inflación general baja.

Y esta mañana, el breakeven alemán de 5 años - un pronóstico implícito de la inflación - es sólo el 0,9%.

Esto no va a funcionar.

0 comentarios

Publicar un comentario

eXTReMe Tracker