martes, junio 10, 2008

La huelga de la patronal

Uno de los topicos más extendidos entre el votante de derechas medio en nuestro país, es que los sindicatos organizan huelgas en las que se realizan peticiones imposibles, no se tienen en cuenta las reglas del mercado, se causa una innecesaria incomodidad a los ciudadanos, y se recurre a la utilización de piquetes, a menudo violentos, cuya finalidad es obligar al resto de trabajadores honrados a secundarlas.

La huelga de transportistas autónomos que se está viviendo estos días rompe más de uno de esos tópicos. La han convocado un par de organizaciones de transportistas mayoritariamente autónomos que representan a un 20% del sector. Frente a ellos, hay un 60% del colectivo de transportistas que no apoya los paros pero se está viendo obligado a parar los camiones por los piquetes, que controlan los accesos a polígonos, puertos o centros de abastos. Los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO critican la huelga por considerarla un paro patronal.

¿Y qué quieren los transportistas autónomos en huelga? Pues un trato especial ante la subida del gasóleo (debida al aumento del precio del petróleo) y la intervención del estado en el mercado del transporte para fijar tarifas. El gobierno les ofrece hasta 30 medidas que incluyen rebajas de cotizaciones a la Seguridad Social y reducciones de impuestos, pero de momento no hay acuerdo.

Conviene recordar que los sindicatos convocan huelgas para proteger derechos de los trabajadores, y en este caso es la patronal la que la convoca para proteger sus intereses. Por supuesto que ese 20% de transportistas tiene perfecto derecho a recurrir a la huelga para forzar una negociación sobre sus problemas si así lo creen conveniente. Pero no deja de resultar curioso que una de las huelgas más salvajes que se recuerdan en el país (y eso que sólo acaban de empezar) la organice una patronal que no pretende la anulación de ninguna medida del gobierno que les perjudique, sino que lo que quiere es que se blinde su negocio frente a la subida de los precios del petróleo, y que para ello recurre sin rubor a piquetes violentos cuya finalidad es obligar al resto de trabajadores honrados a secundarla.

2 comentarios

Maripuchi dijo el 10/6/08 8:29 p. m.

Y doy fe de que el sector al completo está paralizado...

Iñaki dijo el 11/6/08 12:41 a. m.

Yo no lo entiendo (tampoco he leído apenas al respecto). ¿Qué narices quieren? ¡El Gobierno no tiene nada que hacer con el precio del petróleo! Ha subido, sube y subirá (hasta que haga plof, espero, pronto) para todos. ¿Y el jaleo que están armando? Puedo entender que tengan problemas, que les salga cada vez menos rentable trabajar, y puedo entender que protesten; pero, coño, que ha muerto una persona y todo. Los pescadores también tienen problemas y no se están pasando de la raya como éstos.

Publicar un comentario

eXTReMe Tracker